Silencio

Siempre añoró momentos de  silencio y sin embargo ahora le aterrorizaban. Una casa de locos había sido la suya, llena de chiquillos que correteaban de un lado para otro, sin agotarse, pletóricos de energía. Una casa llena de obligaciones, jornadas completas sin tregua ni descanso. Cuántos días había deseado que le dejaran un ratito sola,... Leer más →

Destino @zendalibros #Heroínas

  Me preñaron. No sé quién, eran muchos. Me dejaron tirada en la cuneta de la carretera que lleva al poblado. Estaba desgarrada y desecha, pero no lloré. Tenía doce años. Cuando el vientre se infló me repudiaron y tuve que marcharme de casa. Tampoco lloré esa vez. La única vez que he llorado fue... Leer más →

Regalo de Reyes. @zendalibros #cuentosdeNavidad.

Tumbado en el suelo de la habitación permaneció un rato. Levantó la mirada hacia la pila de cajas que se amontonaban en la estantería del cuarto, organizadas atendiendo a un impulso irregular que dependía del estado anímico del día anterior. Cowboys compartían estante flanqueados a izquierdas por piratas y policías, mientras a su derecha el... Leer más →

Navidades y cenas familiares. @zendalibros #cuentosdeNavidad

—Es gamba blanca de Huelva, las han traído esta mañana una empresa de transportes especializada en este tipo de envíos, directamente de una zona FAO concreta del Atlántico, donde los niveles de plástico son casi inexistentes y donde las corrientes marinas proporcionan un hábitat submarino particular, especialmente limpio de impurezas—apostilló Marina, mi cuñada. —La deconstrucción... Leer más →

Secuestro climático. @zendalibros #COP25

Atragantarse al deglutir, con un trozo de bolsa mal digerida por una merluza de pincho no es algo muy común. El señor Federico, esposo de la primera ministra de la península de Regi, pequeño país al suroeste del limbo financiero de las islas Vicius, debió pensar lo mismo mientras demudaba de tonalidad de piel hasta... Leer más →

Más relatos en cadena. Causas injustas.

Con su gato Mishi, que no participó en la carrera porque se encontraba flojo de las articulaciones traseras, pasó la tarde viendo la tele. Saborearon con regusto tres culebrones turcos, regocijándose con las pasiones desventuradas de hermosas criaturas de corazón impoluto que eran sometidas a desmanes propios de la trilogía del padrino. —Ves Mishi, esto... Leer más →

De dentro hacia fuera.

Estaba tan cansada cuando se hundió en la bañera, que por un instante pensó que  dejarse morir bajo el agua tibia sería buena idea . Dejaría de correr, de ir de un lado para otro como si no hubiera un mañana, dejaría de pensar qué era lo que tenía que hacer a continuación. Al tumbarse en... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑