Cursos de verano.

Tiré del pellejo que descolgaba del hombro de mi hermana dejando al descubierto la piel rosada que dibujaba descendiendo por su espalda una especie de mapa, esculpido por el sol abrasador de principios de julio. Ni se inmutó. Ella a su vez, hizo lo mismo con Marcela, la vecina, y así nos fuimos despellejando unas... Leer más →

Estratos (1ª parte)

Nota. Anoche mi hijo me retó a contarnos historias. De ese reto nació este relato que irá avanzando a medida que el tiempo del que disponga y las musas me sean propicias, pero puedo decir que me entusiasmó la idea. Que sepa plasmarla es otra cuestión. Era una época primigenia, la tierra temblaba con fuerza... Leer más →

Lariqui @zendalibros #unaNavidaddiferente

En la navidad del año diez de mi existencia, el pino laricio que teníamos frente a la puerta de casa, en la plazuela donde rocé pantalones crujiendo huesos propios y ajenos, lucía una suerte de serpentín de bombillas incandescentes, rojas, azules, verdes y amarillas. Carecían de tonalidades, su gama única de color llenaba la plazuela... Leer más →

Historia de un árbol milenario.

EL ÁRBOL Aquella noche mi abuela entró en la habitación y me susurró al oído: -Ven conmigo y no me hagas preguntas-, con mucho sueño y sin ganas me levanté y la seguí. No imaginaba lo que tramaba, pero resultaba raro que me despertara a media noche.  Nunca fue lo que se dice una abuela... Leer más →

Donde nunca ocurre nada. @zendalibros #historiasrurales

En los pueblos pequeños y aislados todo transcurre despacio, las costumbres incólumes se hacen leyes, el progreso pasa de largo mientras el tedio se adueña de todo. El tedio tuvo la culpa, fue el desencadenante. Lejos de la élite, aquellos adolescentes, casi todos con situaciones personales complicadas, decidieron aquel día que no tenían nada que... Leer más →

La modista

Tendría siete u ocho años el día que mi madre me mandó por primera vez a casa de Encarna. No iba sola: mi hermana dieciocho meses mayor que yo me acompañaba; sobre ella recaían mi custodia y salvaguarda. Llevábamos instrucciones precisas sobre lo que debíamos decir. Mi madre en aquella época era muy estricta cuando... Leer más →

Abuelo #NuestrosMayores @zendalibros

Mi abuelo solo ha estado enfermo una vez. El doctor le dijo a mi padre que le habían puesto calmantes para tumbar a un caballo, y aún así pasó toda la noche gritando. Se quedó casi sordo a los setenta, y ese es el único achaque que ha tenido a lo largo de su vida.... Leer más →

El desván (Intro)

Su lugar favorito de la casa era el desván. A pesar del polvo y del desorden todo cuanto allí había le parecía asombroso. Siempre que podía y lo dejaban, subía escaleras arriba hasta la tercera planta de la casa. Una vez allí,  debía atravesar una habitación dispuesta con dos camas de matrimonio de mullidos colchones... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑