XII Relatos en cadena.

La fastidiosa mosquita con su lengua veloz se afanó en lamerme la mejilla, una vez tras otra, en perversas caídas en picado. La dejé hacer, persuadiéndola de que no actuaría en su contra. No osé molestarla ni con un mal gesto. Puro teatro. A la vigesimoctava pirueta, (llevé la cuenta), cayó presa del cansancio, aposentándose... Leer más →

Reloj de cuco. #cuentosdenavidad @zendalibros

Apagó la tele, odiaba el bombardeo de mensajes publicitarios incitando al consumismo más absurdo, “como si no se cenara más noches que esta puñetera noche”, “como si en estos días fuera obligatorio ser feliz”, se decía. Llamaron a la puerta pero no quiso abrir. “La pesada de Carmencita como todos los años, ñan, ñan, ñan,... Leer más →

Donde nunca ocurre nada.

En los pueblos pequeños y aislados todo transcurre despacio, las costumbres incólumes se hacen leyes, el progreso pasa de largo mientras el tedio se adueña de todo. El tedio tuvo la culpa, fue el desencadenante. Lejos de la élite, aquellos adolescentes, casi todos con situaciones personales complicadas, decidieron aquel día que no tenían nada que... Leer más →

Los Tanenbaum

Cuando él llegó trajo consigo la lluvia y una intensa calma. El viejo roble agradeció su presencia haciendo brillar sus hojas de un modo especial, con un verde profundo. Nunca más mostró sus galas de aquella manera el viejo guardián. El agua limpió el ambiente enrarecido de los últimos meses, parecía que no volvería a... Leer más →

La rebelión de los peones.

Todo indicaba que la partida daba a su fin. El rey estaba a punto de ser derrotado, humillado por un grupo de peones. El peón negro que ejecutaría la sentencia, miró a su compañero y guiñándole un ojo procedió a capturar al rey blanco. Sonrió para sí, un simple peón había vencido, un insignificante peón que... Leer más →

Juego de libros.

I -Penélope, soy yo, Odiseo, he regresado, ¡ha pasado tanto tiempo!. - ¿Me reconocéis?- preguntó Gregorio ya metamorfoseado en cucaracha. -Claro que si amor mío. -Pues entonces, llamadme como queráis, mas amadme. II -Alto precio mi señor, ha tenido que pagar el caballero Anakin Skywalker para conseguir tan brillante armadura. -Ya te dije amigo Sancho... Leer más →

La maestra.

Tendría siete u ocho años el día que mi madre me mandó por primera vez a casa de Encarna. No iba sola: mi hermana dieciocho meses mayor que yo me acompañaba; sobre ella recaían mi custodia y salvaguarda. Llevábamos instrucciones precisas sobre lo que debíamos decir. Mi madre en aquella época era muy estricta cuando... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑