Secuestro climático. @zendalibros #COP25

Atragantarse al deglutir, con un trozo de bolsa mal digerida por una merluza de pincho no es algo muy común. El señor Federico, esposo de la primera ministra de la península de Regi, pequeño país al suroeste del limbo financiero de las islas Vicius, debió pensar lo mismo mientras demudaba de tonalidad de piel hasta rozar el púrpura sudario.

– ¡Esto es una señal del futuro, Cándida!–gritó cuando consiguió tomar aliento tras varias maniobras de Heimlich.

– ¡Debemos hacer algo, ya ves lo que me acaba de suceder en plena cumbre del cambio climático!

Compartían mesa y mantel con otros mandatarios, magnates de emporios de dudosa catadura moral, lobbies financieros y  gentes de bien, todo hay que decirlo.

–Todo son buenas intenciones pero no se plasmarán en nada, al final lo que cuenta es el balance financiero de cada cual–musitó Cándida mientras colocaba el flequillo a su esposo que se había despegado ligeramente de su sitio.

– ¡Estos no saben quién es Federico de Regi, pero se lo voy a demostrar!-gritó indignado mientras se subía de un salto a la pomposa mesa tapizada de verduras libres de pesticidas conocidos.

-¡Ay Federico, dónde vas alma de Dios, que esto no es el salón de casa!

Ni que decir tiene que ambos eran noveles en sus cargos y no estaban muy al día con los protocolos a seguir en cumbres climáticas.

Federico se disponía a soltar un discurso ablandador de corazones, erizador de vellos y tocador de fibras sensibles, para, en un descuido lacrimógeno, lograr  un acuerdo medianamente firme para la reducción de emisiones de CO2, cuando la ventana del comedor ubicado en la planta trescientos treinta y tres se abrió de golpe. Una ráfaga de viento huracanado, helado,  indomable, seguido de una lengua de hielo los sujetó, pegando literalmente los traseros a las sillas.

Federico aterido de frío, cambió la tonalidad del discurso frunciendo el ceño y dejando atrás las formas cordiales:

–¡Panda de malnacidos!, el pronóstico de este fin de semana para la cumbre era de temperaturas primaverales, y os recuerdo que dentro de las actividades previstas estaba programado un mojamiento de pinreles en aguas termales, y ya veis lo que está sucediendo. ¡La atmósfera ya no respeta costumbres, ni tradiciones, ni siquiera cumbres en su honor! ¡De aquí no se marcha nadie sin lograr un acuerdo hoy mismo!–gritó voz en cuello.

Pensar que Federico podría cambiar el destino climático de un planeta con un improvisado, ácido discurso es mucha fantasía. ¿Cómo podría un presidente consorte de una península de perfil bajo, hacer cambiar de opinión a tan nutrida trupe?

–¡Baja ya de la mesa, Federico, que estás haciendo el ridículo, nos van a crucificar en las redes sociales!-increpó Cándida al tiempo que intentaba despegarse del asiento.

–Soy el único que puede moverse en este momento, y les recuerdo que están en mis manos–acompañó sus palabras con un gesto malévolo agitando perversamente una pluma de avestruz, especie por cierto en peligro de extinción.

Todos se carcajearon al verse atrapados en tan rocambolesca escena. Pero Federico no dejaba de agitar la pluma mientras con precisión de neurocirujano la introducía por cuantos orificios tenía a su alcance. Tomó una servilleta de tela que lucía en una de sus esquinas el logotipo bordado a  punto de cruz de la cumbre, y después de insinuar a los allí presentes lo que acontecería en las próximas horas, redactó lo que a su parecer eran las nuevas reglas del juego con carácter universal y aplicación inmediata. Los fue torturando a golpe de péndola. Incrédulos, los asistentes  no tardaron en rendirse a la petición de su improvisado captor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Un comentario sobre “Secuestro climático. @zendalibros #COP25

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: