La maestra.

Tendría siete u ocho años el día que mi madre me mandó por primera vez a casa de Encarna. No iba sola: mi hermana dieciocho meses mayor que yo me acompañaba; sobre ella recaían mi custodia y salvaguarda. Llevábamos instrucciones precisas sobre lo que debíamos decir. Mi madre en aquella época era muy estricta cuando... Leer más →

Camposanto. @zendalibros. #DíadeMuertos.

A pesar de la multitud que abarrotaba el cementerio, cuando se hincó de rodillas rota de dolor, se sumergió en un letargo donde permaneció hasta el momento en el que un escalofrío le recorrió el cuello, haciéndola despertar, instante en el que se percató de algo. No supo cuánto tiempo estuvo ausente, solo eran matices... Leer más →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑